Regionales

A 20 años del rescate del buque «Magdalena Oldendorff» en la Antártida

El 18 de agosto de 2002 el rompehielos Almirante Irízar regresaba a Buenos Aires luego de asistir exitosamente a la nave alemana varada en los hielos continentales. La exigente misión fue un hito para la Armada Argentina.

Hace 20 años, el día 18 de agosto de 2002, el Rompehielos ARA Almirante Irízar regresaba al Puerto de Buenos Aires luego de brindar asistencia, abastecimiento y ayuda médica al buque mercante alemán «Magdalena Oldendorff», atrapado en los hielos de la Antártida durante el invierno austral.

La misión fue bautizada «Cruz del Sur» y representó un hito para el Irízar, ya que hasta ese momento no había antecedentes de otra operación realizada en esa época del año. Además, el buque al mando del Capitán de Fragata Héctor Tavecchia debió soportar los embates de una tormenta de tres días que ocasionó algunos daños.

Historia

A comienzos del invierno de 2002, el buque mercante alemán “Magdalena Oldendorff” quedó atrapado en los hielos cuando replegaba personal de bases antárticas rusas.

El capitán Iván Dikiy, con 79 científicos rusos y 28 tripulantes a bordo, resguardó el buque en la Bahía de Muskegbukta para evitar los riesgos de derivar con el campo de hielo.

La empresa Oldendorff Carriers realizó gestiones ante la Armada Argentina con la finalidad de concretar una operación destinada a asistir al buque y, de ser posible, llevar a cabo su rescate.

En esa región de la Antártida, para esa época del año, hay sólo cuatro horas de luz, la temperatura puede llegar a 50º C bajo cero y son comunes las tormentas de nieve.

El Rompehielos ARA “Almirante Irízar” había terminado recientemente su campaña antártica; aun así, tuvo que alistarse en poco tiempo para acudir al rescate.

La misión

El 25 de junio zarpó de la Dársena Norte del puerto de Buenos Aires con rumbo a Puerto Galván, en Bahía Blanca. Tres días más tarde, una vez completadas las tareas de abastecimiento de combustible y de otros elementos necesarios para la misión –y de haber incorporado dos Sea King de la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros– puso rumbo a la Antártida. Embarcado iba el Comandante de la Fuerza Naval Antártica, Capitán de Navío Raúl Benmuyal.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: