ChimangoNEWS

Nancy Fernández: «En Tierra del Fuego la actividad petrolera offshore es un tema tabú»

«El mar pide silencio». El informe técnico del Foro para la Conservación del Mar Patagónico y Áreas de Influencia resumió con esta frase su preocupación por los riesgos ante la posible exploración y explotación petrolera en el Mar Argentino a la altura de Mar del Plata, en la provincia de Buenos Aires.

Las autoridades argentinas recibieron el documento técnico del Foro Patagónico titulado «Prospección sísmica. Riesgos e impactos en el Mar Argentino« con el objetivo de informar sobre los impactos de la prospección sísmica en el Atlántico Sudoccidental. «Es un soporte técnico en base a datos científicos para los tomadores de decisiones», dijeron los especialistas.

«El Mar Argentino presenta zonas clave para la estructura funcional y ecológica del océano, áreas de alta productividad y esenciales para la migración, reproducción y alimentación de diversas especies que deben ser conservadas«, señalaron desde el Foro.

«En Tierra del Fuego la actividad petrolera offshore es un tema tabú», explicó a este medio Nancy Fernández, presidenta de la Asociación Manekenk y docente investigadora en la Facultad de Tierra del Fuego de la materia Comunicación Ambiental de la Licenciatura de Ciencias Ambientales.

«Las petroleras prefieren pasar desapercibidas, invisibilizadas. Además, es un modelo de explotación muy lejano de los centros urbanos y no está muy integrado a la sociedad diaria. Los pozos están en la costa norte fueguina y, aunque están en el Atlántico, pareciera ser, para los ciudadanos un lugar desconocido, abierto», continuó.

Superposición potencial entre la actividad sísmica y los pingüinos de penacho amarillo (Fuente: informe citado)

Tierra del Fuego cuenta con este tipo de extractivismo desde hace más de 25 años y posee más de 35 pozos activos. Alrededor del 17% del gas que consume la Argentina es producido en esta Cuenca. Sus plataformas se pueden ver desde la costa, pero solo en la ruta, no cerca de las ciudades.

La perspectiva social, según Fernández, es «como neutra, no tiene ni imagen positiva ni negativa, está naturalizada la actividad». «Las petroleras no tienen propagandas como en San Juan, en las calles, acá buscan pasar desapercibidas. Creo que es una especie de estrategia de comunicación para evitar el rechazo de la comunidad».

Pero este desentendimiento tiene una lógica: la falta de información. «Nunca hubo ningún derrame grande del que se nos haya comunicado, si lo hubo, fue absolutamente invisibilizado. Puede ser que haya ocurrido en alguna zona donde no llega nadie, como en un río en medio de la meseta», contó.

Ni las empresas, ni el gobierno, ni los medios informan sobre el tema. «Pocas noticias en los medios de prensa. No hay publicidad, ni hay info oficial. Pedís información pública y no te la dan. Es una manera de mantener oculto el tema, es muy raro».

No obstante, la presidenta de la asamblea activista hizo un mea culpa. «Es un poco una autocrítica para nosotros, el sector ambientalista, que quizás nunca pusimos mucho los ojos en esa actividad que está tan asimilada por la comunidad. Quizás es difícil ponerse en contra porque hay como una especie de mito de que las regalías petroleras terminan de resolver los problemas financieros. Estar en contra de la explotación petrolera te convierte en un bicho raro. Las organizaciones de Tierra del Fuego tenemos una deuda pendiente con esto».

Pero el pueblo fueguino también es sinónimo de lucha y amor por la naturaleza: «De hecho, con el problema de las salmoneras fue todo lo contrario, tuvo una repercusión importante. Hay temas en que la gente se manifiesta con más preocupación, pero el petróleo silencia. Seguimos movilizándonos para instaurarlo en el imaginario social».

fuente: carbono.news

Salir de la versión móvil