ChimangoNEWS

Yago Lange navegará con su «wing foil» por Península Mitre

Yago Lange en la cubierta de un barco, con su traje grueso de neopreno, se prepara para lanzarse al agua helada en la Península Mitre, en Ushuaia. Toma su tabla, su vela de wing foil, una disciplina de navegación que combina el surf, el windsurf y el kitesurf, y sobrevuela el mar del fin del mundo. Muestra los paisajes más hermosos, y así, invita e informa sobre la importancia de cuidar los océanos.

El agua es la cancha en la que siempre jugó Yago Lange. “Es uno de los lugares que uso y amo, para hacer mi deporte, por eso lo quiero cuidar”, dice desde Buenos Aires en diálogo con RIO NEGRO y a días de llegar de la Patagonia.

Su papá Santiago, es el reconocido triple medallista olímpico. Yago es una las personas que nadó hacia la embarcación de Santiago Lange y Cecilia Carranza cuando ganaron el oro en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Él, como atleta de alto rendimiento ganó medallas y cuando los Juegos Olímpicos de Tokio le cerraron la puerta, cuidar el ambiente le dio sentido a todo.

“De chico tuve la suerte de vivir en un barco con mi familia. Fueron años hermosos. Tuve la posibilidad de ir al Delta, conocer islas, jugar en el club, navegando. No tenía un cuidado activo, pero estaba en ese entorno”, relata y muestra el camino que comenzó hace años y terminó en una militancia activa.

En diciembre de 2018 tomó conciencia de la gravedad del problema. Convocó a través de las redes sociales a la comunidad náutica para limpiar un sector del Río de La Plata, Buenos Aires y se sorprendió de la cantidad de gente que movilizó.

Tras esa primera acción, su compromiso creció. Llamó a toda la comunidad náutica del país a participar de esas limpiezas, en la primera lo hicieron 25 clubes del país y en la segunda 45. En 2019, participaba de eventos internacionales en el circuito olímpico, y en cada competencia organizaba una limpieza. Limpiaron Italia, Inglaterra, España, Nueva Zelanda, Brasil y más.

“No clasifiqué a Tokio, puse muchos esfuerzos en lo ambiental. Por eso, en enero 2020, decidí viajar por Patagonia para estar en contacto con la naturaleza y me llamó la atención la contaminación. De ahí, fui 20 veces más a hacer viajes ambientales, conocer, charlar con las comunidades”.

Yago sostiene que no es que un lugar es el problema, estamos ante un problema mundial al que hay que buscar solución. Es por eso se vincula para ayudar y ser parte. “Cada vez que viajaba a la Patagonia a realizar una limpieza, o realizar algo vinculado a la contaminación, comencé a llevar mi vela, que es sencilla de transportar y comencé a navegar en esos paisajes alucinantes”.

Navegó por Chubut, Santa Cruz, en los lagos de la cordillera y el año pasado, lo hizo en las aguas del Lago Argentino frente a uno de los escenarios naturales más imponentes del mundo: el Glaciar Perito Moreno. Su Instagram, funciona como diario de su viaje ambiental y esa hazaña llegó, por las redes, hasta Mark Zuckerberg, el creador de Facebook que le dio “like”.

“Encontré la posibilidad de hablar del cuidado del agua, estando en el agua. Seleccioné algunos lugares en el mapa y Tierra del Fuego tenía grandes paisajes y lugares icónicos, como Península Mitre, con gran importancia ambiental. La tenía que conocer”. Iban a ir en marzo del 2020 pero pandemia, encierro, y demás. Ahora lo concretó y le encantó.

Diario de viaje al fin del mundo

El sábado 23 de abril llegaron en avión, quería embarcarse de inmediato hacia Península Mitre, para llegar a Islas de los Estados. “Es un lugar del que venimos hablando hace más de diez años con mi papá y mis hermanos, queremos conocerlo navegando. Pero el clima hizo que tengamos que volver a Ushuaia al cuarto día, porque venía una tormenta del sur y no había refugio para el barco”.

Una vez en el puerto tenían que tomar una decisión. El capitán Atilio Mosca les ofreció ir a Puerto Williams, y a los Fiordos Chilenos a conocer los glaciares. El 2 de mayo salieron hasta ahí. El 9 vieron que había una buena meteorología para ir al Cabo de Hornos, y hacia allí partieron hasta el 13 de mayo.

Los recibieron muchas ballenas en el canal de Beagle y una buena noticia que comentó el capitán. Les dijo que cada año se ven más por allí. Fue triste saber que los glaciares se derriten. El capitán contaba que hace dos años había estado y le sorprendía el retroceso.

“Ver Península Mitre me llevó a pensar. Me gusta compararla con el Amazonas, porque todos reconocen el valor ambiental y defienden que no se tale. El mayor punto de captura de carbono de Argentina, clave para la mitigación del calentamiento global, es Península Mitre y pocos lo valoran”.

Yago puso en las redes una historia sobre los bosques marinos, y llovían preguntas. Ahí ve que hay margen para sumar conocimiento. En eso se compromete.

“Estamos en la crisis climáticas, viendo como absorber carbono y los bosques marinos cumplen una función gigante en el planeta. El país está lleno de bosques y dar a conocer su importancia, me atrae, me conecta”.

Comunicar es un trabajo que a veces le cuesta, pero recibe aliento, mensajes lindos. Por eso va con Marko Magister, un fotógrafo profesional. “Con Marko tratamos de mostrar, documentar estos viajes náuticos, ambientales, para inspirar a las personas con estos paraísos naturales”, dice Yago.

Días en el barco

No tener conexión durante tres semanas, cuidar los recursos que hay en el barco y compartir las reflexiones de cada marino, en horas frías, de paisajes eternos y mares azules, es otro capítulo hermoso de la travesía. “Encontrarte levantando el ancla rodeado de delfines, la cultura náutica de allí es muy rica”, dice Yago.

Se levantaban a las 8 y hacían trayectos navegando. Cada tarea era distinta, cocinar, descansar a bordo. No bajaban a tierra, pero cada bajada en el foil, llevaba un tiempo. A las 6 de la tarde ya no había luz de día.

“Todavía me estoy adaptando a tierra”, dice y mientras se acostumbra a estar fuera del agua proyecta la concreción de un sueño. “Quedan por delante mas viajes por la Patagonia. Las islas de los Estados. Y todo esto sirve de entrenamiento para un fin, llegar a la Antártida”.

Fuente: diario Río Negro

Salir de la versión móvil