ChimangoNEWS

El biólogo Schiavini opinó contra la agresión en las redes por parte de algunos “animalistas”

El biólogo e investigador principal del CADIC - CONICET de Tierra del Fuego, Adrián Schiavini, reafirmó los principios científicos sobre los que basa su opinión y trabajo en relación con la irresoluta problemática de los perros abandonados en la ciudad de Ushuaia, que ha despertado no poca polémica en los últimos días entre científicos, autoridades y organizaciones protectoras de los derechos de los animales.



“Vivimos unas épocas complicadas, quizás hasta oscuras” enunció a modo de introducción el experto. “Todo está exacerbado por la exposición en las redes sociales, que amplifican la agresión. La consecuencia de esto, es que los que tienen que decidir, las autoridades, terminan más atentos a este ruido en las redes sociales, que al análisis reflexivo”.


Schiavini hizo una breve historia de los últimos 10 años, cuando “emergen grupos con matices absolutistas, con quienes me toca lidiar más a menudo, grupos animalistas/abolicionistas, gente desde el que se preocupa por un animal que está en la calle, hasta el extremo de los que dicen que no podemos utilizar ningún animal en nuestro beneficio, mucho menos controlar una especie dañina y que tenemos que aceptar que los seres humanos y los animales tenemos exactamente los mismos derechos” definió, en clara oposición.


Caracterizó esta situación como “grupos minoritarios, pero con tal amplificación en las redes sociales que terminan influenciando en el desarrollo e implementación de políticas públicas. Lamentablemente, muchos funcionarios están con más miedo de lo que se dice en las redes, que de tomar decisiones” cuestionó.


Respecto del abordaje del serio problema de la enorme cantidad de perros abandonados que deambulan por la capital fueguina, Schiavini lamentó que “se termina negando la ciencia” en referencia la polémica de esta semana cuando “la presidenta de una de asociación defensora de animales sale a decir que es imposible que haya 20.000 perros sueltos en Ushuaia, que yo tendría que hacer un trabajo serio, usar métodos estadísticos. Eso replica en las redes sociales y mucha gente que no tiene tiempo de ir a averiguar, piensa que soy un chanta”. La referencia del biólogo apunta a los recientes dichos en FM Master’s de Rosana Vélez, presidenta de Amigos del Reino Animal Fueguino (ARAF).


El científico comparó esas apreciaciones con el esquema de pensamiento del colectivo de anti vacunas durante la pandemia, “terraplanismo, constelaciones familiares, pseudociencia, vida sana, coaching ontológico” enumeró, como sectores proclives a “negar evidencia, como yo no lo sé, no lo creo. Se fabrica un estilo de vincularse con el mundo basado únicamente en la experiencia personal y compartir con los miembros de mi aldea y todo lo que venga de afuera es malo”.


Retomando el eje de la polémica, afirmó: “No hay 20.000 perros abandonados en Ushuaia, nunca dijimos eso. Son 12.000 perros sueltos, que la mayoría tiene dueño” y explicó que la estadística es fruto de la metodología “captura – recaptura” desarrollada en el siglo XVII en Inglaterra, adoptada durante siglos por centenares de biólogos que han refinado la metodología. “Hay gente que prefiere salir un día a contar los perros sueltos” ironizó.


Finalmente, Adrián Schiavini aseguró que, ante la problemática, “hay que seguir insistiendo, para sostener la vergüenza de las autoridades, para que no tomen decisiones erróneas”. Y abogó para que “mientras estos grupos persisten en denostar la ciencia, hay que educar a los poderes legislativos y fundamentalmente judicial, que es donde terminan todos estos debates, en demandas judiciales”.

Salir de la versión móvil